¿Cuál es el efecto de beber regularmente en el cuerpo?

Salud & Bienestar

En estos días, generalmente se bebe en reuniones familiares, reuniones sociales o tomando una copa de vino o cerveza en el camino a casa después de un día duro. Por tanto, el alcohol suele asociarse con el placer. Sin embargo, si bebe con regularidad, ¡asegúrese de seguir leyendo!

De hecho, incluso si bebe todos los días, debe beber con regularidad, lo que puede provocar adicciones y problemas de salud.

Adicción al alcohol

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), para diagnosticar casi con certeza un síndrome de dependencia que contiene sustancias psicoactivas (incluido el alcohol), hay que reconocerse en al menos tres manifestaciones:

  • Deseo fuerte o fuerte de beber alcohol.
  • Existen dificultades para gestionar y controlar el consumo de alcohol.
  • Una vez que se reduce o se detiene la cantidad de alcohol, aparece un síndrome de abstinencia física. Problemas cardíacos, ansiedad, pánico, estrés, etc. puede ilustrar este punto.
  • Tolerancia al alcohol, siempre aumente la dosis.
  • Abandone gradualmente otras fuentes de placer e interés en favor de contenido sustancial.
  • Cuando las relaciones sociales y familiares se deterioran, la salud se deteriora, los problemas económicos, etc., continúan bebiendo alcohol.

Todos tenemos diferentes niveles de dependencia del alcohol y su estrecha relación con el alcohol también es diferente. A largo plazo, puede provocar enfermedades físicas y mentales graves, como:

La pancreatitis crónica es una enfermedad pancreática irreversible y progresiva caracterizada por inflamación, fibrosis y curación de órganos. El desarrollo de la enfermedad involucra muchos factores, pero el alcoholismo es el factor de riesgo más importante para los adultos. Además, en el British Journal of Surgery se ha publicado un estudio realizado por el Departamento de Cirugía Gastrointestinal del Hospital Universitario Karolinka (Estocolmo, Suecia). El estudio encontró que consumir una gran cantidad de bebidas alcohólicas fuertes al mismo tiempo aumentaba significativamente el riesgo de pancreatitis aguda. El páncreas se inflama rápidamente. Entre 84.601 pacientes seguidos a la edad de 46,84 años, 513 de ellos tenían pancreatitis aguda. Los investigadores encontraron que por cada 5 tragos de alcohol fuerte, el riesgo de pancreatitis aguda aumentaba en un 52%. Añadir 4cl de licor fuerte al mismo tiempo).

Comenzando con un vaso de alcohol al día, beber alcohol puede aumentar la probabilidad de ciertos cánceres. De hecho, debido al etanol en las bebidas alcohólicas, el alcohol está clasificado por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) como carcinógeno humano. El alcohol se convierte en compuestos que promueven el desarrollo de cáncer en el cuerpo. El alcohol, en particular, aumenta el riesgo de cáncer de boca, esófago, mama, hígado, páncreas y colon. Este riesgo aumenta cuando el tabaquismo y el alcohol se combinan con un estilo de vida sedentario.

El consumo excesivo de alcohol a menudo se asocia con trastornos mentales, como ansiedad y depresión. Este es un ciclo cruel en el que el alcohol causa depresión y depresión alcohólica. Por tanto, aunque el alcohol parece ser capaz de resolver la ansiedad intensa en este momento debido a sus propiedades desinhibidas, a largo plazo puede ser causa de depresión y comportamiento suicida. Según la investigación del neurobiólogo Jean-Pol Tassin, el alcohol tiene un efecto sobre la norepinefrina. La norepinefrina juega un papel en la excitación, el estado de alerta y el sueño, mientras que la serotonina tiene un efecto sobre la noradrenalina. Ayuda a regular el estado de ánimo y el estado de ánimo. Así, al interrumpirse la secreción de estos dos neuromoduladores, las personas que beben alcohol ya no tienen la noción de peligro, sino que padecen trastornos emocionales que conducen a conductas peligrosas.

El consumo de alcohol puede promover el desarrollo de enfermedades hepáticas, como hepatitis alcohólica, cirrosis, esteatohepatitis alcohólica o enfermedad del hígado graso alcohólico. Esta sustancia en el etanol puede causar estrés oxidativo en el hígado, inflamación y deterioro de la función hepática. Por lo tanto, las personas que beben alcohol corren el riesgo de sufrir una enfermedad hepática. La investigación científica llevada a cabo por el Departamento de Enfermedades Hepáticas del Hospital Universitario de Copenhague y el Instituto Nacional Danés de Salud Pública lo demuestra. Los investigadores han demostrado que el consumo diario de alcohol se asocia con un mayor riesgo de cirrosis hepática. De los 55,917 estudiantes, 257 hombres y 85 mujeres padecen cirrosis alcohólica y beben un promedio de 14 bebidas por semana. Además, los científicos han agregado que cuanto antes empiece a beber, mayor será el riesgo de cirrosis alcohólica.

Previous
Cómo hacer que la limonada de lavanda dolores de cabeza y ansiedad
Next
El aceite esencial de Helichrysum italiano es uno de los mejores analgésicos naturales.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *