El cáncer es el asesino silencioso: 10 signos más comunes

Salud & Bienestar

El cáncer es la segunda causa de muerte en todo el mundo, causando más de 8 millones de muertes en 2015. Esta enfermedad afecta a cualquier parte del cuerpo y generalmente se desarrolla de manera silenciosa. Por tanto, es difícil de detectar, especialmente cuando se desconocen sus síntomas más comunes. Estos son los 10 síntomas más comunes del cáncer.

Descubra los 10 signos más comunes de cáncer:

Tos crónica y dificultad para respirar:

La falta de aire, la dificultad para respirar y la tos son síntomas comunes que acompañan a las enfermedades pulmonares o invernales (incluida la bronquitis). Sin embargo, cuando estos problemas persisten, debemos prestarles atención. De hecho, estos síndromes pueden predecir el cáncer de pulmón.

Dificultad para tragar:

La disfagia se conoce comúnmente como disfagia. Es un problema que provoca malestar o dolor al tragar alimentos y la sensación de comida atascada en la garganta.

Estos síntomas recuerdan a la angina de pecho, pero cuando los síntomas persisten durante más de tres semanas sin signos de mejoría, es importante consultar a un médico. fuerte>

La disfagia puede ser un signo de cáncer de esófago, faringe o cáncer de otorrinolaringología.

Hinchazón:

Es natural experimentar hinchazón y malestar después de comer demasiado o en exceso. Sin embargo, cuando la distensión abdominal ocurre repentinamente y con frecuencia, puede indicar un problema más grave.

Esto se debe a que la distensión abdominal puede ser un síntoma de cáncer de ovario y manifestarse como hinchazón abdominal o cáncer de colon. Por lo tanto, si sufre con frecuencia este problema, busque atención médica inmediata.

Sangrado del ano y presencia de sangre en las heces:

El sangrado anal o sangre en las heces generalmente es causado por hemorroides. ¡Pero no solo eso! Estos síntomas también indican cáncer colorrectal. Recuerde no tomar estos signos a la ligera y se le debe recomendar al paciente que consulte.

Cambios en el pezón:

Es un síntoma que no se puede ignorar. Los síntomas del cáncer de mama son pezones retraídos en la piel, apuntando hacia adentro o despegándose. También puede haber secreción mamaria o cambios en las mamas, incluido el aumento o la deformidad mamaria.

Pérdida de peso inexplicable:

Es normal hacer ejercicio con regularidad y adelgazar haciendo dieta para ello. Pero cuando la pérdida de peso es repentina e inexplicable, puede ser motivo de preocupación. De hecho, esta pérdida de peso se puede atribuir al cáncer, especialmente al cáncer de colon o de estómago.

Dolor de espalda:

El dolor de espalda es una de las enfermedades más comunes que afecta a muchas personas. El dolor de espalda generalmente es causado por una mala postura o una enfermedad reumática y rara vez recibe atención cuando debería. Por lo general, se debe a una mala postura o reumatismo, y rara vez es necesario tomarlos en serio.

De hecho, el dolor de espalda puede ser causado por diferentes tipos de cáncer, incluido el cáncer de hueso, próstata, vejiga o páncreas.

Glándulas inflamadas en el cuello:

La aparición de protuberancias en el cuello puede deberse a diferentes motivos, a saber, la inflamación de las glándulas salivales, la presencia de bocio o cáncer. Por ejemplo, esto se debe a que el linfoma puede causar inflamación de los ganglios linfáticos del cuello. Por lo tanto, si tiene un nudo hinchado y persistente, consulte de inmediato.

Fatiga cronica:

Cuando la fatiga ocurre y persiste fuera de las actividades físicas o mentales, puede indicar un problema de salud. Por tanto, la anemia o enfermedades más graves como el cáncer pueden ser evidentes. Tenga en cuenta que la fatiga asociada con el cáncer no se puede explicar y no desaparecerá después de una noche de descanso.

Dolor abdominal:

Las enfermedades del sistema digestivo y la enfermedad inflamatoria intestinal pueden causar dolor abdominal. Sin embargo, cuando estas enfermedades persisten y son muy graves, puede ser el momento de consultar a un médico. De hecho, estos calambres abdominales pueden provocar enfermedades subyacentes, como cáncer colorrectal, cáncer de hígado o cáncer de páncreas.

Previous
¡Qué pasa cuando pones los calcetines en la cama!
Next
Cuando descubrí este tratamiento mágico, ¡mi esposo dejó de roncar!

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *