Las mujeres con cáncer de mama deben limitar la leche entera

Salud & Bienestar

El cáncer de mama es el cáncer femenino más común y sus causas son diversas y poco conocidas. Sin embargo, se han identificado algunos factores de riesgo, como antecedentes familiares, falta de ejercicio y una dieta con demasiada grasa saturada. Debido a que los científicos han descubierto que las personas que beben grandes cantidades de leche tienen más probabilidades de desarrollar cáncer de mama, la leche también ha sido criticada. ¿Está establecida esta pregunta?

¡Leche en el asiento caliente!

La leche simboliza el crecimiento y la pureza, pero hoy se ha convertido en objeto de sospecha. El médico lo acusó de ser demasiado pesado, demasiado grande para el tracto digestivo y vinculado a varias enfermedades que van desde las más leves hasta las más impactantes: diabetes, reumatismo, infecciones de oído, esclerosis múltiple y cáncer.

La leche ya no es popular entre los consumidores.El 16% de los franceses están preocupados por los efectos de la leche en la salud y el 20% duda de la calidad de la leche. La discusión comenzó y el dolor volvió: beber demasiada leche puede provocar cáncer. La investigación científica abunda en esta dirección. Más reciente: un estudio de científicos noruegos que relaciona el alto consumo de leche con el cáncer de mama. En comparación con beber media taza o una taza completa al día, beber tres tazas de leche al día aumentará el riesgo de cáncer.

¿Cuál es el vínculo entre el consumo de leche y el cáncer de mama?

Este estudio estadounidense de 1.900 supervivientes de cáncer de mama se publicó en American Research y la situación es similar. Los resultados del estudio llamaron la atención de la gente: las mujeres que sobrevivieron al cáncer de mama consumieron productos elaborados con leche entera. Se sospecha que el cáncer de mama aumentará la mortalidad.

De estas mujeres, 372 mujeres murieron de cáncer de mama y 189 mujeres murieron de cáncer de mama. En comparación con el cáncer de mama, las mujeres que consumen leche entera, queso u otros productos lácteos enteros a diario tienen un mayor riesgo de morir de cáncer que las que consumen alimentos débiles. Negrita.
Las estadísticas muestran que los pacientes de ascendencia sueca, finlandesa, británica, canadiense y estadounidense tienen una alta tasa de cáncer de mama. La leche es un hábito dietético en países donde la ingesta anual per cápita supera los 150 kg.

Por el contrario, los científicos han descubierto que el cáncer de mama es casi inexistente en los países menos consumidos. Estos autores creen que las hormonas y ciertos componentes de la leche parecen tener efectos cancerígenos, al igual que los fabricantes agregan vitamina D sintética a la leche para mejorar su consistencia. El vínculo entre el consumo de leche y el cáncer de mama también puede deberse a que la leche entera contiene más estrógeno que los productos bajos en grasa. Sin embargo, creemos firmemente que estas sustancias promoverán el desarrollo de ciertos cánceres.

Otros factores que contribuyen al desarrollo del cáncer de mama

Además del muy controvertido consumo de leche, hay una serie de factores comprobados pero modificables que también contribuyen al desarrollo del cáncer de mama, que incluyen: ingesta insuficiente de verduras y pescado, alimentos procesados, alcohol, azúcar procesada y carne de cerdo. . Por no hablar del sedentarismo y la obesidad.

Realmente no queremos creer que nuestro lindo sujetador push up no sea seguro. El cuidado excesivo del encanto, el sobremoldeado y por tanto la tensión excesiva de los sujetadores pueden tener un efecto perjudicial en nuestro melón. Usarlos durante mucho tiempo restringe el flujo de líquido linfático, lo que elimina las toxinas de esa parte del cuerpo, lo que aumenta el riesgo de cáncer de mama.

Un estudio de la Universidad de Harvard encontró que las mujeres que usan sostén durante más de 12 horas al día tienen un mayor riesgo de cáncer de mama. Aquellos que usan sostén y juran por él tienen 125 veces más probabilidades de sufrir un sostén, sin mencionar que aquellos que olvidan quitarse el sostén y dormir con ellos tienen 75 veces más probabilidades de sufrir un sostén. Es más probable que corra ese riesgo.

Hasta ahora, el principal peligro radica en nuestra forma de vida y nuestra dieta. Una dieta variada y equilibrada, el ejercicio físico y el mantenimiento de un peso saludable son activos valiosos para mantener su salud.

Previous
Esta enfermedad de los ovarios afecta a un número creciente de mujeres de entre 18 y 44 años.
Next
Medicina antigua alemana que puede limpiar las arterias, reducir el colesterol y estimular el sistema inmunológico

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *