Peligros para la salud de los refrescos

Salud & Bienestar

Nuestra alimentación es vital para nuestro organismo. Para asegurar el aporte de vitaminas, proteínas y oligoelementos, la alimentación es nuestra principal fuente de nutrición. Favorecen el normal funcionamiento de nuestro organismo, o por el contrario, lo modifican. De hecho, todo depende de nuestra elección de comida y bebida. Además, si hay una bebida perjudicial para nuestra salud, ¡es la gaseosa!

Aunque el gobierno ha lanzado campañas publicitarias sobre los efectos nocivos de los refrescos y las bebidas azucaradas, la soda cola del mundo (incluida la coca cola) está sobria. El agua carbonatada es una verdadera trampa para el azúcar, aditivos y nociva para la salud. De hecho, según diversos estudios científicos, el agua carbonatada aumenta el riesgo de padecer las siguientes enfermedades:

  1. Osteoporosis

Según un estudio científico sobre la osteoporosis de Framingham, el agua carbonatada puede afectar los huesos. De hecho, gracias a la participación de 1.413 mujeres y 1.225 hombres, los científicos han descubierto que el consumo regular de refrescos puede reducir significativamente la densidad mineral ósea (DMO), especialmente en las caderas. Las mujeres son más propensas a esta pérdida ósea que los hombres. Esto se debe a que el exceso de fósforo en los refrescos impide que el cuerpo absorba el calcio y el contenido de cafeína y azúcar de estas bebidas.

  1. Obesidad

La relación entre el consumo de refrescos y el peso está cada vez más probada por la investigación científica. Esto se debe a que el riesgo de obesidad hará que consumas más refrescos, porque una lata de refresco contiene de 6 a 7 terrones de azúcar, o alrededor del 70% de la ingesta diaria de azúcar recomendada por la Organización Mundial de la Salud. (OMS). En cuanto a los refrescos bajos en grasas y sin azúcar, también contienen edulcorantes, lo que aumenta el riesgo de obesidad. Se cree que es la causa del aumento del hambre y la disminución de las hormonas de la saciedad, lo que provoca un desequilibrio en el control del azúcar en sangre.

  1. Enfermedad de la soda

Recientemente, la esteatohepatitis no alcohólica o carbonato de sodio se ha convertido en noticia. Anteriormente, era poco conocido por el público y se creía que esta condición, tomando como ejemplo la inflamación del hígado, era causada por una mala alimentación y un consumo excesivo de azúcar. Luego, el hígado acumula grasa y se ocupa de la inflamación y el daño celular. En algunos casos, esta condición puede provocar cirrosis del hígado, lo que requiere un trasplante de hígado. Actualmente, no hay cura. La mejor manera de evitar las bebidas carbonatadas es llevar una dieta saludable y hacer ejercicio con regularidad.

  1. Caries

Aunque se sabe que el azúcar causa caries, conviene recordar que el azúcar y el ácido de los refrescos descomponen el esmalte dental. Sin tratamiento durante mucho tiempo, estas caries pueden llegar a la pulpa, sus raíces y luego a los nervios. Resultados: Caries y muerte, formación de abscesos y aumento del riesgo de periodontitis apical.

  1. Cálculos renales

El agua carbonatada, especialmente la cola, contiene altos niveles de ácido fosfórico, que participa en la formación de cálculos renales. Esto se debe al desequilibrio de calcio / fósforo en el cuerpo. Por lo tanto, consumir demasiada soda puede aumentar el riesgo de problemas renales y la formación de cálculos de fosfato de calcio.

Tenga en cuenta que el agua con gas también implica otras enfermedades, como diabetes, enfermedades del sistema reproductivo, enfermedades del corazón y asma. Por eso, la mejor bebida es siempre el agua, que es vital para el organismo. Además, el azúcar actúa como un medicamento cuando se sobrecarga en el cuerpo.

Además, ¿qué sucede en el cuerpo después de beber refrescos?

  • 20 minutos más tarde: el azúcar en sangre se eleva, lo que provoca un aumento repentino de la insulina. El páncreas responde a este impacto convirtiendo el azúcar en grasa.
  • Después de 40 minutos: la absorción de cafeína es completa, las pupilas se dilatan, la presión arterial aumenta, el hígado inyecta más azúcar en la sangre y la cafeína en la sangre llega al cerebro. Como resultado, los receptores cerebrales de adenosina que normalmente protegen al cerebro regulando la actividad nerviosa se bloquean, lo que provoca fatiga y fatiga.
  • Cuarenta y cinco minutos después: El cuerpo humano produce grandes cantidades de dopamina, que estimula las áreas de placer del cerebro y activa el circuito de recompensa, al igual que tomar una droga dura (heroína o cocaína). Conclusión: el azúcar funciona como las drogas y puede ser adictivo.

Previous
Similar a la morfina: los mejores analgésicos naturales crecen en su jardín
Next
Remedios caseros para el colesterol y la presión arterial alta

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *